El pacto permite derivar unas 10.000 toneladas de residuos municipales anuales a la planta de valorización energética andorrana, cantidad que se dejará de llevar a los vertederos

EFE, 9 de enero de 2017.- El director de la Agencia de Residuos de Catalunya (ARC), Josep Maria Tost, y el director general de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Gobierno de Andorra, Marc Rossell, firmaron el pasado día 5 de enero un acuerdo para la valorización energética de residuos en el principado. En virtud del acuerdo, los gobiernos se han comprometido a autorizar el traslado de residuos de origen municipal provenientes de Catalunya, y que hayan sido sometidos a un proceso de tratamiento previo siguiendo las normativas europeas, hasta unas 10.000 toneladas anuales. La operación se hará de manera equitativa entre transportistas autorizados de los dos países, actuando la ARC como coordinadora de los flujos.

De esta manera se da cumplimiento al principio de proximidad, más allá de las fronteras administrativas, en materia de tratamiento de residuos y permitirá mejorar la gestión de toneladas de residuos que hasta ahora iban destinadas a vertederos, optimizando la capacidad de la planta de valorización andorrana, CTRASA, destino final de los residuos.

Mientras el país vecino estuvo construyendo la planta, los residuos que generaba se aceptaron en los depósitos controlados catalanes. Ahora, en reciprocidad de servicio, será Andorra la que trate parte de los desechos que se exportarán desde Catalunya.

El acuerdo complementa y concreta lo que firmaron Andorra y España sobre el traslado de residuos en noviembre de 2011. El pacto reflejaba la voluntad de desarrollar la cooperación en materia de traslado para garantizar un nivel elevado de protección del medio ambiente y de la salud humana.

Los dos directores subrayaron la cooperación en materia de gestión de residuos que existe desde hace años entre los respectivos gobiernos para asegurar una gestión ambientalmente adecuada. Tost calificó el traslado de los residuos generados en la zona de proximidad con el principado como “la alternativa más adecuada, viable y justificada, atendiendo el buen funcionamiento y la posibilidad que ofrece la instalación de Andorra”. Rosell ha recordado que exportan casi dos tercios de los residuos generados en Andorra para gestionarlos debidamente en Catalunya, y que su tratamiento, aseguró, “permitirá incrementar la producción eléctrica a nivel nacional equivalente a 800 hogares”.